Páginas

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Historia de una H que no quería pasar desapercibida

Crees que te acostumbras, llegas a tener la sensación de que ya no te das cuenta, que actuas y no te importa nada más, pero en el fondo duele.

Y es cierto, en ningún momento negamos, ni escondemos, pero sí evitamos, y se llega a la terrible realidad de que evitando ni siquiera nombramos, y al no nombrar parece que no existimos. Igual que las H conforman palabras que estarían mal escritas sin ellas pero continuamente da la sensación de que no existen pues no se nombran.

¿Y sabéis qué? Somos imbéciles! Nosotros mismos hemos creado esta situación.

DE LO ÚNICO QUE NO SE ARREPIENTE UNO EN LA VIDA ES DE HABER SIDO VALIENTE

3 comentarios:

Fernando Rocchia dijo...

MUY BUENO EL BLOG...FELIZ AÑO NUEVO

RMC dijo...

ILUSION, PAZ, AMOR Y PROSPERIDAD
PARA EL NUEVO AÑO.

¡¡¡FELIZ AÑO 2010!!!

UN ABRAZO
RMC

Paco dijo...

Razón llevas, pero tu eres de las personas más valientes que conozco, y también la más dura consigo misma, casi me ganas a mi y todo.