Páginas

miércoles, 9 de noviembre de 2011

El fruto prohíbido

Caminaba veloz por la calle, cerciorándose de que nadie le habia visto, de que nadie le perseguía, aun sabiendo que por esos barrios nadie le conocía. Era él mismo siguiendo sus pasos, su sombra, aterrorizándose de lo que había hecho. Había conseguido todo lo que la vida le pedía, unos estudios, un matrimonio, una familia, un trabajo. Pero una vez más, inconsciente de su pasado, se le repetió esa atracción por el descontrol, por romper con lo correcto, por abandonar responsabilidades. Ni siquiera pensaba en la persona con la que acaba de pasar la noche, solo en el placer, en la euforia, en el desahogo que resultaba comer del fruto prohíbido.

sábado, 8 de octubre de 2011

Amor reprimido

Que injusto. Tú vas desprendiendo ese encanto, eclipsándome con esa sonrisa. Vas cautivándome con cada palabra, con cada gesto, te acercas y te alejas a tu antojo, me miras a los ojos, me saludas y te despides. Dejas la huella y después desapareces. Que injusto y que fácil es para tí. Lo difícil es guardarme para mí sola cada instante, callarme cada latido y salvaguardar las distancias. Porque se sabe, que si sobrepaso el límite se acabó, quedará la despedida en el tiempo y nunca jamás volveremos a encontrar el saludo. Que injusto y que difícil es para mí callar mientras tú gritas todo ese deseo. Pero no quiero quedármelo para mí sola, no, esto es culpa tuya.

domingo, 3 de julio de 2011

UN GRAN POEMA DE AMOR

Abuela te quiero mucho,
eres muy divertida,
y eres graciosa,
y eres limpiadora,
y eres miedica
porque tienes la lámpara encendida por la noche,
y te gusta el Sálvame.

De mi sobrina a mi madre. Encantandor.

viernes, 1 de abril de 2011

Deseo

Qué sensación que lo siento en el aire, que me toca por la espalda, que lo veo en los gestos. Me habla desde los ojos, lo escucho desde lo más profundo. Está por todo y en todos, y sin embargo tan solo deseo enjaularlo y dártelo a ti.